Cómo sentirte más estable física y emocionalmente

Si sientes que hay algún área en tu vida en la que te gustaría sentirte más segura, fuerte, y sostenida, estas prácticas te ayudarán. Usa estas técnicas para sentirte más estable y tener más confianza en tu cuerpo, tu mente, y tu vida.

Imagina que estás caminando en un piso muy estable, con una sensación de bienestar profunda, confianza en ti misma y en la vida, y la certeza de que el mundo está ahí para ayudarte a ser feliz y a que tus sueños se hagan realidad. Visualízate yendo por la vida, el trabajo, y las interacciones sociales, sabiendo claramente cuál es tu lugar en el mundo y sintiendo que encajas perfectamente en ese lugar. Imagínate sintiéndote fuerte, saludable, y segura en tu propio cuerpo.

Esto es lo que para mí significada sentir que tienes raíces sólidas, y es una de mis sensaciones favoritas y trabajo constantemente para sentirla en mi vida.

Cuando pienso en esta sensación, lo que se me viene a la mente es un árbol robusto y majestuoso. Los árboles están sólidamente enraizados en la tierra, y aceptan lo que venga a ellos con paz y firmeza (el viento, la lluvia, el sol, las nubes, el ruido, el silencio, el invierno, la primavera, el verano, el otoño). Pase lo que pase, se mantienen estables en su lugar, fuertes, y vitales. Un árbol no pierde su estabilidad sólo porque las hojas se le empiezan a caer en el invierno. No se vuelve más débil ni se asusta por el peso extra de las flores, frutos, y animales que lo visitan en la primavera y el verano. No se siente triste o perdido cuando sus hojas se secan y cambian de color en el otoño, o cuando alguien viene a sentarse al lado suyo por un momento y luego se va. Un árbol simplemente ES.

Si quieres entender por qué considero tan importante sentirme así, imagina por un segundo lo opuesto de esta sensación: sentir que estás caminando sobre cáscaras, sentir que todo en la vida es incierto, y que tu cuerpo y mente son débiles y no puedes confiar en que te van a sostener si las cosas se ponen difíciles.

Yo pasé hace unos años por una temporada larga y fuerte de sentir esta falta de raíces o estabilidad emocional en mi vida, en la época cuando empecé a sufrir de ansiedad crónica y ataques de pánico. Las corrientes incómodas y extrañas de energía nerviosa que corrían por todo mi cuerpo día y noche me hacían temerle a todo. No me sentía segura, comprendida, y apoyada en el mundo, con otra gente, ni en mi propio cuerpo, y buscaba apoyo en cosas externas para reconfortarme. Algunas de las cosas que hacía para sentir alivio incluían comer un montón de postres, pasarme los días encerrada dentro de la casa, y rodearme sólo de unas pocas personas escogidas con pinzas, con las que no me sentía amenazada.

Prácticas como el yoga, la meditación, dormir de manera regular, y adoptar una dieta balanceada, fueron ayudando de a pocos a que reapareciera el suelo bajo mis pies, y aunque les he contado que la ansiedad no ha desaparecido aún en un 100% y en todas las ocasiones habidas y por haber, hoy en día siento que tengo raíces que me sostienen y que me ayudan a enfrentar esta ansiedad con más curiosidad que miedo. Qué intenta enseñarme? Qué la desencadena, y por qué? Qué cambios puedo hacer para seguir mejorando cómo me siento?

Sentirte que tienes raíces sólidas te ayudará a enfrentar la vida en general con curiosidad y ligereza, y tu motivación dejará de ser el miedo y la resistencia y empezará a ser la pasión y la alegría.

Aquí te doy algunos consejos que puedes usar para poco a poco ir fortaleciendo esta sensación en tu cuerpo y en tu vida. A mí me funcionaron muy bien, y estoy segura que si las practicas de manera consistente, también te ayudarán mucho.Follow this simple steps to feel more grounded, confident, and supported in your body and life.

Paso 1: Come raíces.

Suena raro, pero cuando comemos raíces (como zanahorias, betarragas, jengibre…), el efecto es muy directo en nuestro cuerpo. Estos vegetales crecen literalmente dentro de la tierra, y al ingerirlos comemos también esa energía y nos sentimos plantados en la tierra y estables.

Empieza a incluir más de las comidas que crecen dentro de la tierra. Algunas otras opciones son los rábanos, camotes, papas, cebollas, y ajo. Cualquier cosa que crezca directamente en la tierra en vez de en un árbol o arbusto, también te ayudará (como las hojas verdes, las coles, coliflor, etc.)

Prepara estos alimentos saludables y nutritivos con amor, paciencia, y buen humor. Pon música alegre y tranquila de fondo mientras cocinas, decora tu mesa con flores, come lenta y relajadamente, y mastica bien tu comida. Todas estas sensaciones de bienestar se transferirán a la comida que estás comiendo y te empezarán a dar calma y fuerza interior.

Paso 2: Practica este ejercicio de meditación a diario.

  1. Párate derecha y sin zapatos (mejor aún si es sobre grass, tierra, arena, o piedras).
  2. Cierra los ojos y respira lenta y profundamente por unos minutos.
  3. Una vez que tu cuerpo y mente se hayan calmado un poco, empieza a visualizar raíces saliendo de tus pies y creciendo hacia abajo. Imagínate que crecen cada vez más y se vuelven más fuertes, largas y gruesas, enraizándose profundamente hasta llegar al centro de la tierra. Siente cómo te sostienen completamente y cómo tienes perfecta estabilidad.
  4. Respira profundamente y con cada inhalación imagina que a través de las raíces suben desde la tierra hacia tu cuerpo todas las cualidades positivas que quieres adquirir (por ejemplo paciencia, buen humor, confianza en ti misma, alegría…).
  5. Con cada exhalación, imagina que todas las cualidades negativas de las que te quieres deshacer, (miedo, impaciencia, rabia, tristeza, resentimiento, estrés, o lo que sea…) se van de tu cuerpo hacia el centro de la tierra, a través de tus raíces. En el centro de la tierra las expulsas para que sean transformadas en algo positivo, como un fertilizante para la tierra.
  6. Haz este ejercicio por lo menos por unos 5 minutos cada mañana, o todo el tiempo que quieras.

Paso 3: Mueve el cuerpo cada día!

La manera como mueves tu cuerpo es la manera como te vas a sentir y ver el mundo. Si eres flexible y fuerte, así también empezarás a sentirte en tu vida. Si te mueves de una manera que te de alegría y energía, eso se verá reflejado en tu día a día. Así que muévete de la manera que más disfrutes aunque sea unos minutos cada día. Afuera las excusas!

Otras recomendaciones:

  • Camina descalza siempre que puedas. Mejor aún si es sobre el pasto, la arena, rocas, o tierra. Un paseo en la playa o el parque son ideales.
  • Siéntate en el piso siempre que puedas. Te lo repito: mejor aún si es sobre grass, piedras, tierra, o arena. Por qué no vas de picnic más seguido? Aunque sea hazlo en tu jardín!
  • Adquiere algunas simples rutinas como las siguientes:
  • Dormir en un horario regular cada día (o lo más regular que puedas). Y mientras más cerca llegues a 8 horas de sueño, mejor.
  • Comer en un horario regular (o lo más regular que puedas), e intentar comer siempre que puedas en el mismo lugar. Escoje un lugar en tu casa o en la oficina donde siempre te sientes a comer. Mejor aún si creas un ritual alrededor de tus comidas, pones música relajante, y comes sin distracciones y poniendo tu atención en lo que estás haciendo en vez de estar distraída haciendo mil otras cosas a la vez.
  • Abraza un árbol. Tal vez te de verguenza al principio (yo ya la perdí!), pero una vez que te acostumbres vas a ver lo increíble que se siente hacer esto (o si tienes un jardín con árboles lo puedes hacer ahí). Si eres extra sensible como yo, te sentirás recargada de manera inmediata. Si aún no estás muy en contacto con tu cuerpo, confía en que la naturaleza está trabajando a través tuyo cuando haces esto, así no sientas nada al principio. Mientras abrazas a tu querido árbol, piensa en sus raíces sólidas y profundas, e imagina las tuyas creciendo al lado.
  • Come platos nutritivos y saludables que te gusten y recuerdes de tu infancia. Si tu mamá no cocinaba cosas sanas, entonces crea versiones más saludables de tus comidas favoritas de la niñez. Esto te dará una sensación de hogar y raíces incomparable.
  • Llama o visita regularmente a tu mamá, a tus amigos de la infancia, o a quien sea que te recuerde tus raíces, tu hogar, y te de esa sensación de seguridad, bienestar, y relajación.

Read it in English.

SHARE / COMPARTIR:
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *